TREINTARENTENA

Post Image

Me dijo una sirena
que desde el fondo del mar,
llevan tiempo escuchándonos llorar.

Le he dicho a un pajarito
que en mi nido hago un sitio,
para que se pueda confinar.
A él, no le importa el espacio

y a mí, me encantaría aprender a volar.

Mi amiga Rayo (La Tortuga)
Ha cambiado de color su caparazón
y también siente miedo a salir de él,
como yo.

Mientras tanto, en la bañera,
mi gato me guiña un ojo, sonríe
y pide que le haga «Burbujitas con el jabón»

Por el comedor,
los negros buitres que aparecieron
se han cansado de tanto cadáver;
Y nadie me ayuda a sacarlos de ahí.

En la cocina, entre bambalinas,
una gran fiesta con todos mis colegas dentro,
se avecina.

Por el pasillo:

-Música en directo
-Talleres de artesanía
-Recitales de poesía
-Guisos y dulces típicos…

Caras de alegría.

Y allá, al final del balcón,
me balanceo en una hamaca.

Y siempre a la misma hora
y en el mismo árbol,
veo al mismo mono en la misma rama.

P.D: No sé, si es él o soy yo…
Pero hay algo en esto que no me cuadra.

Jaime Hernández Díaz